Protecciones Auditiva y Tapones de Oídos

Protectores Auditivos

La mejor forma de cuidar la audición es proteger los oídos y en el Centro Galllego de Audiología no sólo nos ocupamos de las personas que han perdido sensibilidad auditiva sino que también nos preocupamos de que nadie la pierda. De este modo debemos proteger los oídos ante amenazas sonoras, y estas, aunque no lo parezca, son muchas.

Protectores Auditivos en el Centro Gallego de Audiología

Los oídos, además de por el paso del tiempo, sufren las agresiones producidas por ruidos por encima de los umbrales "normales", por someter durante largos períodos de tiempo a nuestros oidos a ambientes ruidosos, por mantener nuestros oídos en ambientes húmedos,...

Aunque parezca que no los oídos deben estar protegidos en el puesto de trabajo, siempre que se pase de los 80 decibelios. Pero es que en los ambientes de ocio también los podemos someter a situaciones traumáticas como en conciertos, en locales de baile y música, en evtnos deportivos, especialmente de motor, en prácticas como la caza y el tiro,...

Para todas las personas tenemos las protecciones ideales ya que las diseñamos a medida de los oídos de cada uno y con los materiales mejores para que sean duraderos y cómodos. Además se pueden acoplar filtros en función de la atenuación necesaria para estar protegidos pero no aislados.

También disponemos de tapones auditivos para las personas que duermen mal porque su pareja ronca o porque sus viviendas no están bien insonorizadas. Cualquier necesidad para proteger sus oídos va a ser resuelta por nuestros profesionales.

Los Protectores de Oídos pueden ser de dos tipos

  • Contra el agua: son tapones confeccionados de silicona a medida del conducto auditivo externo. Ayudan en la prevención de otitis por entrada de agua, especialmente indicados en personas que padecen perforación timpánica.
  • Contra el ruído: son tapones también realizados a medida, de silicona o acrílico al cual se le incorpora un filtro que dependiendo del uso y del sonido que se quiera atenuar será variable. Según la OMS la exposición al ruido de: 85 dB durante 8hs 88 dB durante 4hs 91 dB durante 2hs puede ocasionar pérdida de audición irreversibles.